norcaren
modo de acción

modo de acción

norcaren es un reductor del estrés oxidativo que causan las bajas temperaturas que tienen lugar en la época de cuajado de árboles frutales reduciendo la caída fisiológica de flores y frutos cuajados.

 Ejerce una actividad citoprotectora actuando frente a la acción lesiva del estrés oxidativo por radicales libres oxidantes, de manera que:

  • evita la senescencia prematura del ovario por daño oxidativo (no amarillean los ovarios en el momento del cuajado), aumentando así la longevidad y viabilidad de los óvulos para ser fecundados, aumentando el “período efectivo de polinización”
  • tras el cuajado, protege el tejido embrional que puede ser afectado por condiciones ambientales desfavorables (bajas temperaturas), desecación o deficiencias nutritivas que lo harán abortar
  • aumenta la traslocación de fotoasimilados desde las hojas hacia los órganos en desarrollo, por lo que reduce significativamente los fenómenos de caída fisiológica de flores y frutos, fijando la fruta, para luego proceder, si es necesario, a técnicas de aclareo
  • confiere homogeneidad a los procesos fisiológicos, por lo que agrupa los fenómenos que inducen a cosecha agrupada 
  • no induce cuajado partenocárpico, sino que mejora las condiciones para que tenga lugar un cuajado natural, sin afectar a la forma de los frutos. 
periodo efectivo de polinización

periodo efectivo de polinización

En aquello cultivares que requieren polinización cruzada debido a su condición autoincompatible, el polen debe ser transportado desde las flores de la variedad polinizadora hasta el estigma de la flores de la variedad comercial. Con el fin de asegurar que la fecundación se lleve a acabo con éxito, este transporte ha de realizarse durante el lapso de tiempo durante el cual la flor permanece receptiva. En términos de cuajado, el período efectivo de polinización se define como el tiempo durante el cual la flor tras ser polinizada es capaz de desarrollar fruto, o mejor dicho, es el tiempo que vive el óvulo menos el tiempo que tarda el tubo polínico en llegar hasta él. Aunque tanto el polen como el pistilo sean viables, se puede producir falta de fecundación debido un período efectivo de polinización demasiado corto. La temperatura puede condicionar la duración de este periodo, ya que influye en la velocidad de crecimiento del tubo polínico. Por otra parte, la longevidad del óvulo se puede ver influida tanto por la temperatura como por el estado nutritivo del árbol. 

polinización en frutales

polinización en frutales

Los procesos de acontecen desde el inicio de la floración hasta el establecimiento del cuajado inicial, se consideran críticos en la productividad de especies frutales. Dentro de estos la incompatibilidad polen-pistilo tiene una especial relevancia, puesto que supone una barrera directa en la utilización del propio polen por la variedad y obliga a la utilización de polinizadores, para que se pueda llevar a cabo con éxito el procesos productivo y así el cuajado del fruto.

La incompatibilidad polen-pistilo es una de las causas más frecuentes de falta de cuajado no atribuible a condiciones meteorológicas adversas o a patógenos. La autoincompatibilidad polen-pistilo se produce cuando el polen de una planta, aun siendo viable, es incapaz de fecundar a las flores de la propia planta. En la mayoría de especies frutales, la respuesta de incompatibilidad está determinada por el locus S, que controla la especificidad alélica entre polen y el pistilo.

Durante la reacción de incompatibilidad, los tubos polínicos detienen su crecimiento antes de alcanzar el ovario cuando el grano de polen presenta la misma composición alélica que el estilo, impidiendo por tanto que el óvulo sea fecundado. Esto hace que la flor no continúe su desarrollo y acabe cayendo. Por el contrario, en las relaciones compatibles, los tubos polínicos crecen a lo largo del estilo hasta el óvulo, donde se produce la fecundación y la formación del embrión. De esta forma, las flores de variedades autocompatibles pueden ser fecundadas con su propio polen, mientras que las variedades autoincompatibles necesitan ser polinizadas con polen de otra variedad para que se produzca cuajado, lo que hace necesaria la presencia en la plantación de árboles polinizadores.

Algunas especies, como el melocotonero, se consideran autocompatibles. Otras especies, como el peral, el almendro, el cerezo, son mayoritariamente autoincompatibles, mientras que en otras, como el albaricoquero y el ciruelo, existen variedades autocompatibles y autoincompatibles. El origen clonal de las variedades frutales, al tener todos los individuos el mismo genotipo, hace de este carácter un factor limitante, ya que en el caso de plantaciones monovarietales de variedades autoincompatibles no habría en toda la plantación polen capaz de fecundar las flores.

La expresión de la reacción de autoincompatibilidad está muy influenciada por factores fisiológicos y ambientales.