Beneficios del uso de
bioestimulantes

Razones para creer

Contribuyen a la agricultura sostenible

Los bioestimulantes han estado asociados durante mucho tiempo con la agricultura orgánica o ecológica. Ahora, gracias a la investigación, tienen un papel muy importante que desempeñar en la agricultura convencional como complemento a la nutrición de los cultivos y a la protección de cultivos.

Contribuyen a la agricultura sostenible

La alimentación de una población en crecimiento requiere aumentos en el rendimiento y mejorar la calidad de los cultivos, los cuales son fomentados por bioestimulantes. Las temperaturas extremas, la falta de agua, la salinidad y otros tipos de estrés relacionados con el cambio climático requieren cultivos resistentes. Los bioestimulantes aumentan la tolerancia de las plantas frente a efectos adversos de estrés abiótico.

Los bioestimulantes pueden mejorar parámetros de calidad de los productos. Una mayor calidad significa mayores beneficios para los agricultores y alimentos más sanos y nutritivos para los consumidores. Los bioestimulantes ayudan a proteger y mejorar la salud del suelo, fomentando el desarrollo de microorganismos benéficos del suelo. Un suelo saludable retiene el agua de manera más eficaz y resiste mejor la erosión.

Los bioestimulantes ayudan a abordar algunos de los desafíos más importantes a los que se enfrenta la agricultura mundial en los próximos años.

Contribuyen al desarrollo socioeconómico

Los bioestimulantes ayudan a mejorar los beneficios de los agricultores, ayudando a asegurar que los fertilizantes aplicados sean realmente utilizados por los cultivos.

Contribuyen al desarrollo socioeconómico

Los bioestimulantes ayudan a reducir los residuos en toda la cadena agroalimentaria. Menos residuos significa menores costos, lo que en última instancia, beneficia al consumidor que tiene acceso a la alta calidad, alimentos a precios asequibles.

Los agricultores también son capaces de obtener precios más altos por sus cosechas cuando la calidad del cultivo es mayor. La mejora de la calidad tiene un impacto positivo sobre el almacenamiento y la conservación, dando a los agricultores más tiempo para elegir el mejor momento para vender sus cosechas a precios ventajosos.

Las empresas que desarrollan bioestimulantes, a menudo llevan a cabo su investigación en colaboración con universidades e institutos de investigación independientes. Este modelo fomenta el intercambio de conocimientos y la innovación y crea una demanda de investigadores y otros trabajadores altamente cualificados, alentando así a más estudiantes a entrar en los campos.

Ayudan a fomentar la innovación y la creación de conocimiento

Innovadoras tecnologías verdes están en el corazón de los bioestimulantes.

Ayudan a fomentar la innovación y la creación de conocimiento

El desarrollo de un bioestimulante comienza por observar las plantas y sus ecosistemas y luego llevar a cabo investigaciones rigurosas para descubrir nuevos compuestos bioactivos, para identificar a los microorganismos beneficiosos y para entender cómo las sinergias proporcionan efectos más fuertes que cualquier sustancia simple o microorganismo que trabaja solo.

Muchos de los componentes de los productos bioestimulantes son muy comunes en la naturaleza, como los aminoácidos, las algas, los ácidos húmicos, azúcares, vitaminas, microorganismos

Muchas de las tecnologías que se emplean tienen una base biotecnológica, por ejemplo, utilizar microorganismos para transformar las materias primas en los componentes activos o que contengan microorganismos en el producto final. Esto anima y proporciona empleo para investigadores y trabajadores altamente cualificados en ciencias biológicas.

Un grupo amplio de profesionales cualificados en estos campos es una condición previa necesaria para el crecimiento innovador y sostenible que ayude a Europa a dotarse de un crecimiento "inteligente, sostenible e integrador”